domingo, 21 de octubre de 2018

MIS AMIGOS


Para Isabel e Iván


Ayer vi a mis amigos y me sentó bien.
Tenían un regalo para mí.
Una pulsera de perlitas blancas, metida dentro
de una preciosa caja color rosa.
Era un regalo de cumpleaños.
Ellos sabían que fue un mal día, el de mi cumpleaños.
Porque los amigos te conocen como nadie.

Ayer vi a mis amigos y me sentó bien.
Me regalaron, también, un libro de poemas.
Hoy llevo la pulsera puesta
y la cajita rosa decora una estantería de
la librería de mi casa.
Llevaba meses sin verlos y había pasado
el tiempo muy despacio en Madrid,
yo había estado perdida entre la lluvia de Edimburgo
y otros lugares más oscuros y sin gente.

Podría escribir un libro que hablara
de los poquísimos amigos de mi vida,
quiénes son y por qué los quiero.
Pero ellos ya lo saben.

Ayer mis amigos y yo conocimos a Samantha Valdés
y paseamos por México,
México que es un país tan ajeno a nosotros.
Quizá algún día los tres recitemos allí, quién sabe.
No se lo digan a nadie, pero mis amigos y yo
somos poetas, escribimos poesía, sabemos
que para morir no siempre cualquier lugar es bueno
y que para vivir, lo mejor, es el verso blanco.
Ahora me voy a cumplir con mis obligaciones,
recuerdo que ayer fue un buen día, que fui feliz,
porque las mejores cosas son las que se han vivido,
¿queda claro?
Son las doce de la mañana y la oscuridad es leve.
Ayer vi a mis amigos y me sentó bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario