miércoles, 2 de septiembre de 2015

Hoy alguien me habló
de Barcelona:
de la playa,
del mar,
de las bicicletas,
de Gaudí,
de la Estación de Sants,
del calor
que hace en el metro,
de las banderas.

Y lo eché 
de menos todo,
menos las banderas.

Por dentro,
recorrí 
despacio
el camino
hacia el puerto
dejando 
que cayeran
todas las paredes
sin límites.

Qué quieta
está siempre
la verdad,
qué quieta
y qué firme.

1 comentario:

  1. Hay tantas Barcelonas que una menos
    no importa: las raíces
    se dejan engañar en cualquier parte.
    Disfrazarse de duda
    nunca ayuda al patrón: cortar amarras
    es un acto de fe.
    Si no es el Mare Nostrum, será Vestrum,
    que es mar al fin y al cabo.

    Tú pulirás los versos,
    tú les darás el brillo que precisen:
    construirás tu poema
    plateado y exacto.

    (Salvador Caballero)

    ResponderEliminar