sábado, 18 de julio de 2015

Quiero encontrar un banco desierto
desde el que poder mirar una fea fábrica industrial,
una fábrica sucia, antigua,
anodina,
contigo.

Quiero que caiga la noche,
la noche
que es
lo que más se parece
al desierto,
y que saques
la belleza escondida
que habita dentro de mí.

Quiero que me recuerdes
cómo era,
que me ayudes
a volver a sentirme
pura y silenciosa.

Quiero mirar
las luces de esta ciudad
que no es la mía,
contigo.


Quiero que sepas
que mi nombre

sigue esperándote.

2 comentarios:

  1. Tu voz es profunda, tu alma es limpia, y todas las ciudades se reflejan en tus ojos. Tus pupilas y las mias se cruzaron quince segundos...fueron suficientes.

    ResponderEliminar
  2. Tu voz es profunda, tu alma es limpia, y todas las ciudades se reflejan en tus ojos. Tus pupilas y las mias se cruzaron quince segundos...fueron suficientes.

    ResponderEliminar