jueves, 5 de febrero de 2015

Pequeñeces



Tirando a 800 metros
y con viento racheado,
siempre hay un blanco,
un francotirador,
alguien que dispara.

Siempre hay un poeta
que cae,
una catástrofe monumental
o minúscula.

Siempre hay una meta,
una cima, un objetivo,
una montaña,
alguien que almuerza
o cierra la ventana.

Siempre hay gente que pasea,
prostitución
(¡¡Dios mío!!,
¿por qué no hemos acabado
con la prostitución?)

Siempre hay oscuridad,
mucha negrura,
una confusión tan grande
que caben en ella
todas nuestras
pequeñeces.



No hay comentarios:

Publicar un comentario