martes, 3 de febrero de 2015



Buenas noches, tristeza,
espero que no te ofenda
pero no quiero volver a verte.

Hay cosas que no me dejan dormir
y que por la noche me inquietan:
historias de pescadores, playas,
las rayas del amanecer,
malos sueños, pesadillas,
mundos en explosión, guerras,
¡me preocupa tanto el futuro!

Buenas noches, tristeza,
ya no hay asombro
en mi mirada
cuando veo
tus ojos negros.

No soy una mujer
perdida en las colinas,
a todo aquel que me hizo daño
ya le olvidé;
y no pienso en vender mi alma
al diablo por un poco de éxito,
porque sé que el diablo no escucha
y deforma,
inevitablemente,
nuestros sueños.

Buenas noches, tristeza,
no apagues la luz,
que yo todavía estoy aquí,
proscrita
y al pie
de los alacranes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario