domingo, 26 de octubre de 2014



Ocho monedas de euro
se venden por veintitrés,
el Independentismo catalán
no es una opción política,
es un negocio rentable,
una «botigueta» orwelliana,
una cueva de bisontes
y raíles rigurosos.
Cuentan todos un sueño
y el sueño va tan deprisa
que engaña a todo el mundo,
que borra conciencias
en lugar

de construirlas.

1 comentario:

  1. Valiente contra la marea borreguista de los manipuladores del soberanismo.

    ResponderEliminar