jueves, 17 de julio de 2014

                                                            Fotografía de David Yeste


Silencio de cal y mirto
en el vagón de tren,
imperioso silencio.

Vuelan en la mañana gris
siete pájaros cantarines
y yo me asomo por la ventana
y le digo al mundo
que tengo grandes esperanzas
puestas en él.

Pasan los trenes de cercanías
y los trenes de largo recorrido,
y cada mañana me pregunto
si el mundo tiene
alguna esperanza
puesta en mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario