miércoles, 30 de julio de 2014

                                                                                    Fotografía de David Yeste

Entre otras cosas
aquí me tienes,
con tres clavos de alegría.
Entre otras cosas.

Herida,
caída,
pero no quebrada.

Sigo con mis libretas
a mitad de camino,
buscando mares y arroyos
y noches de Capricornio.
No llega nada de lo que quiero.

No hay propósito de enmienda:
yo soy poeta
y lloraré siempre
la muerte
de Gil de Biedma.

Pero entre otras cosas
aquí me tienes:
sola en este monte,
con mis defectos y mis obsesiones,
tiritando bajo el polvo
y sin llegar a sucumbir.

Hay certezas que ya no me angustian
en este sueño
de trece barcos.

Resignada,
paciente,
espero el próximo poema;
siempre rozando la nada,
siempre callando

algo más hondo.

1 comentario:

  1. Enhorabuena y gracias Noemí, de los que más me han gustado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar