miércoles, 26 de marzo de 2014

Noche triste de marzo, 2014



Definitivamente
parece confirmarse que esta primavera
que viene, será dura.

Vuelven
las lluvias, y el Gobierno,
de luto oficial por la muerte
de Adolfo Suárez,
sigue sin dar respuestas ni soluciones,
a una mayoría pacífica
que se manifiesta en las calles.
Radicales lanzan gritos
contra la policía
y el país entero se limita
a esperar que la tormenta pase,
vestido de respeto y silencio.

En esta noche de marzo,
mientras leo que
se mantiene el proceso soberanista catalán,
y se habla sin parar
de la memoria democrática de España,
llueve fuera de esta casa de alquiler;
llovizna
y un miedo al futuro
se pulveriza en el aire.

Por todo el litoral de Cataluña
hay tormentas eléctricas
y vientos fuertes;
gotea granizo e independencia,
se filtra la lengua
en preguntas mal planteadas.

Y el agua arrastra hacia la mar nacionalismos
incipientes, mezclados con rocío,
fronteras, apellidos charnegos, libros de texto
abandonados y revuelto todo
con frentes fríos y protestas.

Estas gotas de lluvia no son esféricas
y tienen forma de lágrima.

1 comentario:

  1. Muy buen resumen, con sentimientos, de la actualidad y de la realidad, dos conceptos que parecen tener cada día menos relación.
    Ojalá este sentimiento que expresas y que corresponde a la realidad sea comprendido por quienes hacen esa actualidad que cuentan los medios.
    Un beso.

    ResponderEliminar