jueves, 27 de marzo de 2014

Brooklyn Bridge



Entre las formas del camino
el poeta se hace viejo,
la ciudad que nunca duerme
tiene los ojos negros.

Asesinada por la lluvia de Brooklyn,
entristecida
por esta lluvia de esmeraldas.

Escribo en mi tablet mientras comemos,
mis ojos necesitan lapislázuli.


Del poemario Brooklyn Bridge



No hay comentarios:

Publicar un comentario