miércoles, 10 de octubre de 2012


IL MATTINO

Sara e Chiara
pintaron sus nombres
con rotulador blanco
en una papelera roja
de la piazza
Giovanni Amendola.
Vacaciones italianas
en Vietri sul Mare.
Sara e Chiara.
Llevan una guía de italiano
para viajar
donde pone que “sigue todo derecho”
se dice “vada sempre divitto”.
Hacen fotos con su iPhone.
El hotel donde se alojan
está lleno de chinos
y tiene las cortinas verdes.
Dicen los periódicos
que la eurozona ingrata
cede y maltrata.
Sara e Chiara se miran,
pintan sus nombres,
ríen, suspiran.
Nada entienden de deuda,
ni de referéndums,
ni les importa.
Saben que es estéril
creer en el mañana,
tan inútil como viajar
con demasiado equipaje.
La vida se ha vuelto
necesaria y fría
(hasta en vacaciones)
y no cabe más luz en ella
que el hueco de dos nombres:
Sara e Chiara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario