sábado, 6 de octubre de 2012


Viernes, 5 de octubre de 2012. Ateneu Barcelonès.




Tuve el placer de volver al Ateneu Barcelonès, invitada por Felipe Sérvulo a la tertulia del grupo El laberinto de Ariadna. Es la tercera vez que tengo el gusto de ir a leer allí. La primera ocasión estuve acompañada por la poeta y escritora Yolanda Sáenz de Tejada, la segunda vez, hace ahora casi un año, me acompañó el poeta Abel Santos y ayer disfruté de la compañía de Santiago Tena. Santiago Tena es un poeta al que le tengo mucho afecto, un poeta madrileño que sabe que se le quiere: hijo de diplomático, premio de poesía Antonio Oliver Belmás con su poemario Última Voz, autor de La mansedumbre calculada y Aunque Dios tenga sed. Además, para mí, Santiago Tena es y será siempre el pregonero del I festival Vilapoètica, que se celebró el pasado 9 de abril de 2011, y el prologuista de mi libro La muchacha de los ojos tristes.




Santiago me sorprendió en el encuentro leyendo el pregón de Vilapoètica, fue un bonito recuerdo para todos.




Yo empecé la lectura presentando mi quinto poemario, 
Solo fue un postpublicado por un sello editorial que empieza, Playa de Ákaba, y que se presenta en Barcelona el 17 de noviembre.

En otras ocasiones había leído poemas de Lejos de Valparaíso, de La muchacha de los ojos tristes y de casi todas las antologías en las que he colaborado. Por ese motivo me apetecía leer los poemas de Solo fue un post.




Estoy muy contenta con este quinto poemario, con el diseño de la portada ( una pequeña botella perdida en un gran  mar, una botella con un poema dentro: El amor es un nómada, / un fantasma que no tiene casa, / alguien que habla cinco mil lenguas/ desde Madagascar hasta Pascua./ El amor es un tormento, / una prisión de libertad, / una canción de cuna que está/ al otro lado de las cosas.). El diseño de la portada es de Enerio Polanco.

Mencioné el hecho de que lo común a todos los poemas que contiene el libro es que, en su inicio, tal y como reseña Ramón Alcaraz en el prólogo, fueron un post en este blog. Son poemas escogidos que se han ido publicando en esta bitácora, que he revisado y corregido, y añadido también algunos inéditos. Mencioné en la lectura que, mientras hacía este trabajo, estudiaba en mi grado de lengua y literatura catalana una asignatura que era Poesia catalana contemporània y estaba leyendo toda la obra de la poeta Maria-Mercè Marçal. Hubo un poema, de su poemario La germana, L’ estrangera, que me marcó: Deien que es deia amor. A partir de este verso de Maria-Mercè Marçal yo inicio mi poemario Solo fue un post, con un poema que abre y cierra el poemario con ese mismo verso:

Decían que se llamaba Amor,
esto que te mata y te da vida,
y te deja llorando sola
en una vasta llanura
bajo un cielo tormentoso.
Yo amé a esa bestia extraña,
insensata de mí,
la amé hasta el punto de morirme
en sus brazos encogidos;
amé sus mordiscos vampíricos,
amé su sangre turbia
y su mano asesina.
Hasta que llegué desnuda
al lugar donde se rompen los cristales
y se quedó en mi mano
un ratón blanco y suave
que me ayudó a sobrevivir.
Esclava y princesa, me senté en sus rodillas;
decidí nacer de nuevo, hija sin madre,
xilófono, sexo, mujer real,
cesárea, poema, corsé de acero.

Además de la influencia de Maria-Mercè Marçal en este poema, hay que destacar también la presencia del cuadro Columna rota de Frida Kahlo.




Me inspiré en este cuadro a la hora de escribir este poema. Me gusta el cuadro porque es un autorretrato de Frida en el que se pinta sola: no hay gatos, ni periquitos, ni plantas protectoras como en otros autorretratos. Está solo Frida, llorando, y creo que este cuadro de Frida refleja como ningún otro el gran dolor físico y emocional que sufrió la artista. En el cuadro Frida lleva un corsé de acero para sujetar su columna vertebral, corsé con el que cierro el poema. La soledad de la artista se acentúa con los clavos que atraviesan su cuerpo siendo el clavo más largo el que agujerea su corazón. Originariamente Frida se pintó completamente desnuda en este cuadro pero, más tarde, decidió que el desnudo integral distraía el tema del cuadro y solo deja al descubierto sus pechos. Para mí Solo fue un post es este cuadro. De principio a fin del poemario, yo veo el cuadro Columna rota de Frida.

Otro de los poemas que tuve el gusto de leer ayer entre el maravilloso público de El laberinto de Ariadna fue el poema Necesito un editor que se llame Eloesser, inspirado en el Autorretrato de Frida Kahlo dedicado al doctor Eloesser. En la parte inferior del cuadro Frida escribió: Pinté mi retrato en el año 1940 para el doctor Leo Eloesser, mi médico y mi mejor amigo. Con todo mi cariño. Frida Kahlo. En este autorretrato Frida lleva unos pendientes que le regaló Picasso y un collar de espinas en el cuello que hace referencia al gran dolor físico que sufría (y del que, en parte, la liberó el doctor Eloesser). El poema también está inspirado en los cuadros Naturaleza muerta (por la rosa ajada en la mesa) y Paisaje urbano:




Necesito un editor
que se llame Eloesser
y que entienda que la poesía de hoy
patalea como un recién nacido que tiene hambre;
es Frida Kahlo, paisaje urbano,
rosa ajada en la mesa.
Deseo fertilidad y letras hebreas.





Algunos de los poemas de Solo fue un post son muy breves. Quizá reúne este poemario mis poemas más breves. Como dice Ramón Alcaraz en el prólogo del libro, “lo breve siempre exige más al lector, del mismo modo que le exigió antes a quien escribe”. Confieso que, durante la lectura, dudé si debía o no leer los poemas breves. Mi querido amigo y poeta, Alfonso Levi, después del acto, me elogió la brevedad de este poemario que decía era colindante con el silencio. Me dijo que, especialmente los poemas breves, resultaban muy sugerentes, abiertos, esponjosos. Que en este poemario había algo más, algo más profundo que la frescura de Lejos de Valparaíso o La muchacha de los ojos tristes, que los poemas eran como una cuerda de violín que te dejaba sin respiración. Siempre es un placer coincidir con Levi en una lectura, recibir sus palabras como premio. Llevo siempre una nota en mi cartera, escrita de su puño y letra, que me regaló en una lectura en Ateneu hace ya un año. Es una cita de San Agustín que dice: Hay seres a través de los cuales Dios te ha amado.






Estos son algunos de los poemas breves de Solo fue un post que leí en el acto del Ateneu:


No son mis pies
los que bailan,
estoy segura.


_


Desnuda, abierta, viva,
en los acantilados encontré
un lugar donde quedarme.

_

Afrontémoslo, fallamos los dos.
Te devuelvo el corazón, te lo regalo,
ya no me sirve para nada.
Todo lo que yo quería era una acuarela,
quédate con todos mis pecados.

_


A veces me nacen ortigas
porque me abandono.




_


Lo que no te dije era importante
y se lo comieron los peces.
La vida es un combate
y el amor una pistola en medio de ninguna parte.





Todos los poemas cortos gustaron mucho. Mi preferido es este, el poema más corto de Solo fue un post y de todos los que he escrito. Solo tiene tres palabras. Está inspirado en el cuadro de Frida Kahlo Frida y Diego Rivera, pintado en 1931, en el que Frida pintó a su marido Diego muy grande, como un gran artista de éxito, con una paleta en la mano, y ella se pintó pequeña, delgada, poca cosa, simplemente como la esposa que adora al marido. Este cuadro me impresionó muchísimo cuando lo descubrí porque, a veces, yo también cometo el error de sentirme pequeña al lado de mi marido. Así que comprendía perfectamente a aquella Frida enamorada y, sin embargo, aunque me veía en el cuadro, quería rebelarme y pelear por mi voz. De ese cuadro nació este poema:




Deja que cante.


Uno de los poemas más aplaudidos en la lectura fue el poema El rey de bastos:


El rey de bastos,
sentado en su trono,
sice que mis poemas
son indiscretos
y prosaicos.

El rey de bastos
se marcha a las Américas
a recibir aplausos.

La reina de copas
se queda sola
con el silencio
de sus plantas.

El rey de bastos
llama
de vez en cuando,
nunca dice “te quiero”
cuando termina la llamada
(y jamás dijo “te amo”).

La reina de copas
se ha olvidado
de cómo se llama,
en qué trabaja,
dónde vive,
con quién se ha casado
y quién es la madre
que la parió.

Hay varias referencias en este libro a una madre ausente. Frida Kahlo pintó su propio nacimiento y, en cierto modo, yo también lo he hecho en mis versos (hija sin madre, hija de la ciénaga) :




Llegaste
herido y roto
por las costuras.

Llegaste
y mi soledad caníbal
se posó en tus ojos
como una luciérnaga
de espera y paciencia.

Llegaste
y ya no soy
hija
de la ciénaga.


Uno de mis poemas preferidos de Solo fue un post es el dedicado al Meridiano de Greenwich




El meridiano tiene tanta importancia en mi vida que siento que le debo un poemario completo; pero, de momento, tiene este poema:

El meridiano sigue siendo
una linterna sorda,
una sombra lila
que nos deshoja.

Estamos atrapados en lo más hondo de su luz.

Quiero cubrir con un manto
la hendidura del meridiano,
y hacer toda la noche
toda la noche contigo
todas las noches.

Otra referencia al meridiano, esta vez escondida en esta alusión a “las dos casas”, se encuentra en este poema que también pude leer ayer:



Nado y escribo.
A veces, lloro.

Como avellanas
y silencio.
Me cansa
la lentitud
de mi vida,
siempre partida
entre dos casas.

De vez en cuando,
la tristeza.

Escribo este poema
para ahuyentar el frío.
Siempre hay un poema,
siempre hay un abismo.


Otro de los poemas que gustó mucho al público fue este:

La llave en la cerradura,
quitarse los tacones,
entrar descalza en la casa vacía,
llamar al sueño sin que venga a arroparte,
escuchar caracolas en el sofá de casa,
ver la tristeza del mar en tu vaso de agua.
En un mes solo uno aprende a estar solo
pues no hay mujer más sola
que la que elige amar a un hombre libre.
Aquella canción que ya no suena,
los días de desorden y la cama sin hacer,
tantas noches sin cena y tan pocas ganas de comer.
No sé si queda algo de música para mi noche.




Y para cerrar la lectura leí el poema que cierra el libro, que vuelve a comenzar con el verso de Maria-Mercè Marçal:

Decían que se llamaba Amor,
lo que quizo que Sylvia metiera la cabeza
en el horno,
Frida se pintara con clavos en la cara y el cuerpo
y Anne se cansara de ser mujer;
esto que día a día te vuelve débil
y puede matarte mientras duerme contigo.
Decían que se llamaba amor,
este cuenco de uvas violeta,
este exiliarse de uno mismo y ser otro,
este silencio que deja huella,
te rompe la columna,
y te obliga a nacer dos veces.
Decían que se llamaba amor
y te cambiaba la vida,
yo antes era una poeta joven
y no lo creía.
Ahora que ya no soy joven
y no sé si alguna  vez fui poeta,
sé reconocer muy bien
en mis vísceras
la herida.

Este, sin más, es mi libro de poemas de amor. Creo que todo poeta tiene uno o intenta escribir uno a lo largo de su trayectoria. El amor como tema universal, tratado desde lo mínimo para llegar a lo general. Alfonso Levi me dijo que él era hombre y, sin embargo, se veía en los poemas. Y yo me sentí feliz al escucharlo, saboreé la recompensa del trabajo bien hecho. Los poemas de este libro llevan conmigo toda la vida y solo ahora, felizmente casada con mi marido Lorenzo Silva (a quien está dedicado el poemario completo), he podido darles forma.

El libro llegará a las librerías el 17 de noviembre pero puede comprarse ya en Ebook a 1,99 pinchando aquí y en impresión bajo demanda por 10 euros pinchando aquí.

Espero poder seguir yendo al Ateneu Barcelonès a hacer una lectura al menos una vez al año. Espero poder estar siempre acompañada de mi querido amigo el poeta Felipe Sérvulo, que consigue que me sienta en casa.




Espero tener cada año un poemario nuevo que leer y del que me sienta orgullosa. Poder reunirme con la gente de El laberinto de Ariadna y tomarnos algo juntos después de la lectura en El rincón Lorca (que dicen que era el rincón donde se sentaba Lorca junto a Dalí).




Espero poder volver a casa con Felipe Sérvulo en el tren y que me diga: como decía Borges  la poesía como el amor viene.

La poesía como el amor viene.

En Solo fue un post llegó. Fue un lujo hacer esta primera lectura en el Ateneu Barcelonès. Ojalá haya muchas más y pueda disfrutarlas en tan buena compañía. A todos los que estuvieron allí: gracias.


 Marçal. Hubo un poema, de su poemario  poeta Maria-Merctura catalanas una asignatura que era Poes una prisi gran  mar, una bote


Y para cerrar la entrada, la ilustración final del libro, de Xavier Lara, que hace referencia al poema:

História di una máma ku jú.
Toda mi poesía es la
história di una máma ku jú.

Está escrito en Papiamento, hablado en las islas de Curazao, y significa: "Historia de una madre y su hijo".





4 comentarios:

  1. Fue un placer volver a verte y oír los versos de este magnífico poemario.

    ResponderEliminar
  2. Lástima que me perdí la presentación.
    Pronto nos veremos en la próxima. Ya tengo ganas de leer tu nueva obra.
    Un abrazo Noe.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico, Noe, enhorabuena. Preciosa cubierta e interior necesario. Ansío que llegue noviembre para tenerlo.

    Mi Santi, ni que decirte nada de él porque sería poco.

    Un beso enorme, me ha encantado tu barriga, la más hermosa de Cataluña.
    Felipe sabe rodearse bien...

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo, Noe. Una tarde de lujo, contigo y Santi. Nos vemos pronto. ¡Bellísimos tus poemas!

    Inma

    ResponderEliminar