sábado, 14 de abril de 2012


No quiero tener rey, ni señor,
deseo ser libre.

No pido símbolos, ni banderas,
ni un legado que consista en matar elefantes.

Exijo elegir, cada cuatro años,
de dónde le nacen los rosales a mi pecho.

Busco ser ciudadana del mundo, no súbdita,
nómada entre el morado y el rojo;
que en mi lengua no haya hipocresía,
que en mi pecho no quepa el desengaño,
ansío caer rodando como Caín
hasta no ver a este hermano de la democracia
al que estamos acostumbrados.

Tartamudeo república
y me calma mucho,
no necesito monarquías.



14 de abril de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario