jueves, 19 de abril de 2012

Ganas de ser río y cruzar el mar, ganas de dejar la soledad de hoy para anteanoche, muchas ganas. Ganas de plantar racimos y recoger alegría, ganas de cortarle la barba a mi tristeza. Ganas de estar viva, de cruzar el desierto, llegar a Áqaba y que alguien me llame: ¡poeta! Ganas de tropezar con Dios, ganas de amor, tengo ganas. Ganas de escribir y ser rosal, ganas de contar lo que me pasa, demasiadas ganas.

4 comentarios:

  1. las ganas, en el armario se apolillan, poeta. Salud, feliz día

    ResponderEliminar
  2. Aunque mejor que apatía, te deseo que no se queden sólo en ganas. No pierdas el entusiasmo nunca, pase lo que pase fuera. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pero que nunca nos falten las ganas que nos hacen seguir andando...

    Mil besos, guapa.

    Bego

    ResponderEliminar
  4. Hay que lanzarse a la vida y luchar por todo. Espero que estés mucho mejor y a ver si nos vemos pronto recitando juntas. Un beso grande.

    ResponderEliminar