miércoles, 14 de diciembre de 2011


Muero siguiendo la mirada de la lupa capitolina,
con la vista cansada y mis ocho pechos indefensos.
Quizá nunca más volvamos a aparearnos entre enero y abril,
igual jamás entramos en celo.
Un dardo en nuestras entrañas impide el ritual del coito,
me pregunto por qué no puedes montarme por detrás como una loba
y eyacular múltiples veces en mí.
Sería más fácil si fuéramos lobos.

1 comentario:

  1. de lo mejor de este año, contar con tu amistad y leerte, besos, sigue luchando, feliz tarde

    ResponderEliminar