domingo, 7 de agosto de 2011

"Lo realmente difícil
-no conozco 
ningún caso-,
es salir entero
de una historia de amor".


Lo difícil, Karmelo C. Iribarren




Mis cosas, tus cosas,
nuestras cosas.


Ojalá tus cosas pudieran ser mis cosas
y yo quisiera mirar esos jarrones y postales
como si fueran de los dos.


Pero tus cosas son tus cosas
porque las compraste tú
(a veces en compañía de otra)
y cada vez que las miro 
me pongo triste aunque no quiera,
deseo que se caigan al suelo 
y se rompan cuando limpio el polvo,
que un rayo mágico las haga desaparecer
o una mano invisible las tire a la basura.


Para que sólo queden en casa nuestras cosas,
las de los dos, las que compramos juntos,
las que sólo llevan mi nombre.


Mis cosas, tus cosas,
nuestras cosas.


Por qué diablos tendrán
corazón
todas las cosas.


http://en.blaving.com/noemitgiacomelli/p/276057/MIS-COSAS%2C-TUS-COSAS%2C-NUESTRAS-COSAS



1 comentario:

  1. Bonito poema, Noemí, las cosas tienen corazón porque queda impresa el alma de quien las quiso; si pudieran hablar...ay todo lo que contarían.
    Me identifico con este poema, he sentido lo mismo, alguna vez; pero solas desaparecen en el olvido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar